Con el intercambio de propuestas entre Estados Unidos, México y Canadá, el 1 de septiembre se dio continuidad a la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Los principales temas a tratar son sobre el comercio transfronterizo de personas, el comercio digital, telecomunicaciones, medidas medioambientales.

Los negociadores comerciales de estas naciones estarán reunidos hasta el 5 de septiembre en el hotel Hyatt de la Ciudad de México llevando a cabo la segunda ronda de dicha renegociación.

Los representantes mexicanos destacan los beneficios obtenidos del TLCAN durante los últimos 23 años. Este acuerdo ha permitido desarrollar vínculos comerciales, productivos y de inversión con Estados Unidos y Canadá. Siendo dichos lazos un punto importante para la competitividad de las plantas manufactureras y la industria agroalimentaria del país latinoamericano haciendo más eficiente las cadenas productivas y beneficiando de igual forma las demás naciones.

Un ejemplo es el crecimiento en el comercio agroalimentario entre los tres países de 5.4 veces. Aumentando de 8, 481 millones de dólares, en 1994, a 45,959 millones en 2016. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) paso de un déficit de 1,297 millones de dólares con Estados Unidos, a un superávit de 6,890 millones.

El déficit que se registró con Canadá en 1994 de 86 millones de dólares, se revirtió logrando un superávit de 533 millones de dólares el año pasado.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, señaló que no se descarta la posibilidad de que Estados Unidos deje la mesa de negociaciones. Afirmó también que el país avanza en la diversificación de relaciones comerciales con otras regiones.

Quedaremos a la espera de una reunión entre México, Canadá y Estados Unidos para dar a conocer los avances obtenidos hasta el momento