A más tardar la próxima semana la Secretaría de Hacienda publicará la nueva fórmula para definir los precios de las gasolinas al consumidor con un nuevo parámetro: los topes de tarifa en que las gasolinerías podrán vender dependerán de la región en que se ubiquen por los costos de traslado, con lo que es previsible que haya tantos precios como terminales de reparto hay en el país a partir de enero, y todos serán superiores a los actuales.

Así lo explicaron representantes de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Petróleos Mexicanos (Pemex), la Secretaría de Energía (Sener) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco). La fórmula sumará el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), de 4.6 pesos por litro, definido por el Congreso en la Ley de Ingresos, más los costos de referencia del mercado estadounidense de la gasolina y el de refinación, transporte y almacenamiento de las gasolinas y diesel que se reconocerá a Pemex.

Dado que el precio internacional de referencia de la gasolina ha subido cerca de 10% en los últimos dos meses impulsado por los incrementos del precio del petróleo en el sur de Estados Unidos, el cual es el mercado de referencia y se determina en dólares, los cuales también se han apreciado frente al peso, el precio de la gasolina subirá.

“Esos son los parámetros que podemos dar hasta el momento”, dijo Guillermo García Alcocer, presidente de la CRE.

Carlos Murrieta Cummings, director de Pemex Transformación Industrial, explicó que este establecimiento de topes regionales de Hacienda significa que podrá haber desde cinco precios máximos -que son las regiones para la liberación de precios- “y puede haber más, hasta el número de terminales de almacenamiento y reparto que hay en el país, porque su cercanía con los centros de consumo es lo que determina los costos de logística”.

Pemex tiene 81 terminales de almacenamiento y reparto, de las cuales, 17 son marítimas y el resto, terrestres, además de seis refinerías desde donde puede vender los combustibles.

“A ese nivel de detalle estamos hablando cuando decimos precios diferenciados”, aseveró Murrieta Cummings.