Este año se estipuló el nuevo Paquete Económico 2020 en el cual se presentaron las nuevas obligaciones fiscales que debían de ser pagadas por las empresas de comercio electrónico, y sus clientes.

El SAT había estado buscando que estos productores y vendedores se dieran de alta en el Registro Federal de Contribuyentes, en donde deberán estar actualizando sus operaciones realizadas, el tipo de servicio que ofrecían y sus precios; así como ofrecer el costo de sus productos con y sin IVA.  También estipula la designación de un representante legal para sus operaciones y un domicilio para efectos de vigilancia del cumplimiento de las obligaciones.

También se espera que con dicha actualización se proporcione a sus clientes comprobantes de pago, especificando la calidad neta separada del IVA con la finalidad de que estos pudieran deducir sus impuestos.  Dichas medidas serían implementadas en forma de retención de impuestos, las cuales deberían de ser pagadas mensualmente a partir del 1° de junio del presente año.

Pese a estas estipulaciones, quienes manejan estas plataformas digitales, han pedido que la entrada en vigor de dicha obligación sea pospuesta; ya que, ante la contingencia por el Covid-19, ha habido una caída en ventas que podría causar un aumento de precios y afectar en el flujo de caja de los vendedores.