Fernando Ruiz Huarte, Director General del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), identificó que mientras no exista un mayor ánimo entre el sector empresarial para salir a buscar nuevos destinos y los productos no contengan valor agregado “nos seguiremos quedando dormidos” en este tema. la diversificación de los mercados para sus exportaciones, ya que a pesar de contar con otros acuerdos se ha incrementado la dependencia comercial con Estados Unidos.

 

Además, a ello seguimos teniendo problemas de logística que no nos han permitido aprovechar los cupos de productos selectos, se tienen que ir resolviendo para aprovechar estos mercados, necesitamos buscar la complementación en procesos productivos y la creación de cadenas logísticas

El directivo recordó que 82% de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos y que incluso durante los primeros siete meses de 2017 los envíos hacia ese país se han incrementado a una tasa anual de 9%; pero destacó que para otros países también se ha visto un crecimiento de entre 14 y 15% en el periodo referido.

 

La coyuntura actual destaca por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), con dos rondas finalizadas de siete programadas entre los tres países; la actualización del tratado con la Unión Europea y el avance presentado con la Alianza del Pacífico, que actualmente ha liberado de aranceles al 90% de las mercancías.

 

Hasta apenas hace unos años la economía mexicana dejó de depender de los ingresos petroleros ante una caída en la producción y en correlación de las exportaciones de este sector. Ahora el producto interno bruto del país está dependiendo cada vez más de la actividad relacionada con el comercio exterior, siendo la manufactura, especialmente la automotriz, la impulsora de encadenamientos productivos con la región de América del Norte.

El tema de la diversificación será toral en el XXIV Congreso de Comercio Exterior Mexicano, organizado por el Comce en este estado del sur del país, donde se revisarán qué avances se presentan hasta el momento en los demás acuerdos comerciales, fuera del TLCAN, y cómo los crecimientos económicos de otros países pueden ser aprovechados por los exportadores e importadores mexicanos.